viernes, 27 de diciembre de 2013

Cortes programados

Hablar de cortes de luz programados es un insulto al sentido común. Imagínese a un doctor diciéndole a un paciente lo siguiente:

–Mire, vamos interrumpir la circulación sanguínea desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde, a ver si se cura.

La electricidad es un servicio público y la sangre es una sustancia vital.

La patria no necesita interrupciones anunciadas. Necesita soluciones efectivas. Cronometrar al desastre no corresponde a un país de progreso. Dictaminar medidas semejantes solo puede tener lugar en el corazón de una nación de bárbaros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario