lunes, 7 de abril de 2014

Tardes liberadas

Esta semana se ha transformado en una sumatoria de días perezosos. Los docentes perpetuarán una huelga el día martes y miércoles en la Facultad; el jueves, el paro general me impedirá asistir a la clase de Teoría Literaria. Todos los argentinos quieren ser como John Galt: buscan detener el motor del mundo.

Tengo demasiado tiempo libre esta temporada. Escrutaré minuciosamente los párrafos de Gramática, retomaré el ritmo de este blog aletargado, terminaré lecturas pendientes que he dejado de lado…

En resumen, he de vivir y he de escribir lo que me dé la gana en estas tardes liberadas. Por lo menos, mientras siga funcionando el negro motor del mundo, el cual, hasta ahora, no se ha detenido ni un segundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario