martes, 6 de mayo de 2014

La Chica de Cabello Violeta

La Chica de Cabello Violeta es una de las mejores comerciantes del Universo. En el Pabellón Azul de la Feria del Libro, el stand destinado a las novelas gráficas gozaba de continua actividad. V de Vendetta, Watchmen, La Broma Asesina, los primeros volúmenes reeditados de The Sandman… ¡Lo mejor de lo mejor en primera plana, al acceso de las garras de los lectores!

Y allí estaba la Dama Violeta, indicando el valor de los tomos, exhibiendo a todo pulmón su orgullo de consumidora de viñetas, disparando recomendaciones a quemarropa.

Mi grupo (conformado por mi hermana, mi cuñado, una compañera de la Facultad, una hermana suya y yo, su más Pobre Servidor) se aproximó en búsqueda de ciertos libros con títulos famosos. La vendedora nos interceptó, nos mostró colecciones enteras, nos relató el oficioso backstage  y la historia de la producción de cada cómic. ¿Cuánto habrá durado esta tertulia? ¿Quince minutos? ¿Diez? Nos vimos aprisionados en una interesantísima conversación de la que no queríamos despegarnos. Hablamos de Neil Gaiman, de Lucifer, de Alan Moore, de una editorial en bancarrota que quemó todo lo que mantenía guardado en el depósito…

(Imaginar libros quemados es una pesadilla intolerable.)

Tal vez exagere al expresar que aquel diminuto sitio es la joya de la Feria. Sí, exagero.

Al salir, reflexioné: ‘¿Por qué no abundan mercaderes así?’


Y llego a la temible y poco firme conclusión de que los vendedores (más bien, las vendedoras) de cómics son las personas más copadas de todo el amargo planeta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario