domingo, 20 de julio de 2014

Escribiendo con gratitud

Este es el centésimo artículo publicado en este blog. Este acontecimiento merece unas palabras de agradecimiento.

Di rienda suelta a mi pésimo sentido del humor en esta sección sin esperanzas de ser leído por nadie. Más allá de unos amigos cercanos, no tuve mayor propaganda.

No me importó. Al verdadero escritor le importa poco la fama. Escribe por escribir, es el arte por el arte. Mis mamotretos no son precisamente artísticos. Lejos estoy de ser considerado un auténtico poeta. Solamente, soy un chico que escribe.

No admiro nada de mí. En cambio a ustedes, lectora y lector, les debo infinita gratitud. Hay ojos marginales que desperdician su tiempo leyendo mis opiniones. Mucho temo no poder retribuirles el tiempo perdido: no me queda más remedio que pulir mis palabras, que afilar el poco talento que la Providencia me designó, para intentar sonsacar una sonrisa al otro que, desde el otro lado de la pantalla, ha decidido lamer mis párrafos, como estampillas cubiertas de azúcar.


Gracias. Ahora, sigo escribiendo. No escribo por fama, por trabajo o por distracción. Simplemente escribo. Soy un chico que escribe. Y escribe con gratitud…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario