jueves, 31 de julio de 2014

Ideas

No hay nada peor para un escritor que tener la mente en blanco. Extiendes una mano para crear una historia y nada sucede.

Mi cabeza es una caja de Pandora llena de ideas peligrosas. Si mis cuentos no salen de mis dedos, se retuercen bajo mi piel y me desgarran por dentro.

Las ideas son como fieras. No les gusta estar encerradas en la oscuridad. No les gusta el cautiverio. Tienen sed de libertad. Y cuando un pensamiento se ve a sí mismo atrapado en las sombras de la mente humana, destrozarán los barrotes de la cordura y escaparán de nuestros labios o manos.

Nuestro corazón es una jaula de carne: las ideas viven dentro de nosotros y necesitan salir al mundo exterior. Al abrir las puertas del alma, las ideas vuelan, lejos, hacia otros confines desconocidos… Y se transforman en pequeñas ilusiones realizadas.


De nada sirve pensar si no podemos pensar con libertad. De nada sirve tener ideas si las ideas no salen a la luz. De nada sirven las palabras si los poetas no están dispuestos a dejarlas ser como son: libres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario