sábado, 11 de octubre de 2014

El valor de los valores



Desde niños se nos enseña a ser solidarios, educados y respetuosos con el prójimo; posteriormente, nos damos cuenta de que los valores con los crecimos son absolutamente inútiles en un mundo donde el egoísmo, la corrupción y la violencia son los caminos que nos conducen al éxito.

‘¿De qué sirve ser buenos? ‘, me pregunto más de una vez.

Los valores no sirven para vivir, sino para morir. Y la única forma de seguir viviendo en este mundo cruel –tal parece– es renunciando a todo lo que yo creía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario