jueves, 6 de noviembre de 2014

Claroscuro



Este blog es casi un diario. Cotidiano, accesible e intermitente. Mi vida se prende y se apaga; en mis instancias de lucidez y entusiasmo, lleno este espacio de comentarios alegres. En mis momentos de oscuridad, no escribo. O, si escribo, la prosa consumada en el cuarto oscuro cae en los abismos de la clandestinidad.

Este blog es un retrato de mis vaivenes sentimentales. Todo era luz cuando fui feliz; todo es sombra cuando estoy triste. Mi corazón es una guerra fría entre dos naciones.

Este blog es poesía. No es lírica de altas cumbres ni prosa de prestigiosas academias. Esquivo a los ignorantes por su vulgaridad y a los intelectuales por su vanidad. De ambas razas estoy hecho: de ceguera y de cierta balbuciente tendencia a querer saberlo todo. Me leen, no los que saben de arte, sino los que saben que saber de arte no nos hace mejor que nadie. Escribo pausadamente, sin pretensiones de fama, porque sé que la codicia estropea y contamina el estilo.

Mi vida es un claroscuro sin sentido. ¿Qué otra cosa puedo hacer sino pintarlo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario