martes, 3 de febrero de 2015

La tragedia de un narrador de historias



No es falta de creatividad lo que me atormenta, sino la terrible sensación de que no tengo nada más que contar. La peor tragedia posible para un narrador de historias. Escribo estas líneas, más por obligación de oficio que por ocurrencia o placer. Para no olvidar mi condición de escritor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario