lunes, 4 de mayo de 2015

Comentario a Los Distintos



Un secreto detrás de la escritura de Los Distintos. Urdí el relato en la pública intimidad de un locutorio de Puán, tal como lo he expresado anteriormente. El costo de una computadora es un sacrilegio: dieciocho pesos la hora, a razón de tres pesos cada diez minutos. Ensoberbecido en mi habilidad de consumar piezas literarias, consideré la posibilidad de concluir un sucinto comentario poético. Las oraciones crecieron sin que yo pudiera controlarlas; destiné cien minutos de mi vida en un artículo de más de mil palabras. Y sufrí lo que sufre un avaro cuando pierde un centavo.



Incorporo algunas sustituciones al texto antiguo: Pax Torreblanca en vez de Paolo; M. Roland en vez de Mathias Rolet. Mis correcciones no se restringen al aspecto meramente sonoro. Roland es un sobrenombre de reverbaciones épicas: la larga epopeya en verso de Browning, que a su vez se inspira en el francés Cantar del Roldán, que deriva más tarde en el extraño western de Stephen King.



La poderosa transparencia latina del nombre de Pax ahorra toda elucubración.



Aprovecho, asimismo, esta oportunidad para reponer los significados de los seudónimos otorgados a los personajes anunciados: Angus recibe su nombre de un poema de Yeats (La canción de Aengus el errante); Samsa, sabido es, de Kafka (La metamorfosis); Andrómeda de su mito griego; Immanuel, de Kant, el filósofo moderno; Veracruz, del cristianismo, ya que su significado es cruz verdadera. ¿Diré que una clase sobre Adolfo Bioy Casares influyó en el designio de los apellidos de los hermanos Morel?



Torreblanca es un apellido más artificial y trabajado. La imagen de un edificio albo puede remitir a la fachada de una iglesia, una capilla o un campanario. Es una oposición a la Torre Oscura que persigue Childe Roland en Browning (Childe Roland a la Torre Oscura llegó) y, posteriormente, en King (La Torre Oscura, saga titánica de ocho libros). Si arrastramos el simbolismo unos centímetros más, es posible afirmar que la Torre Oscura es la de Babel, antonomasia de la soberbia humana y la codicia mortal. Los Torreblanca, en consecuencia, son antibabélicos: bondadosos, humildes, solidarios, incapaces de confundir sus lenguas con las lenguas de este mundo. Aunque, también puede interpretarse como una alusión al Obelisco nacional.



Los Distintos no solamente son personas reales, funcionan como símbolos literarios. En sus nombres reúno los fundamentos de la literatura universal: la poesía inglesa y la tradición argentina, el clasicismo griego, el catolicismo romano –Pax y Roma Torreblanca– y la modernidad –Immanuel–. Todos pertenecen a un mismo grupo.



Si revelo el funcionamiento de mi escritura es para demostrar que el héroe no es sólo un hombre con capa y espada. La vida de un héroe es el sentido de una existencia humana llena de significados. Los Distintos, a semejanza de Luna Roja y la Tinta Dorada, son héroes en tanto el poeta los carga, recarga y sobrecarga de significados.



¿Con qué derecho un hombre puede tomar un mundo, destruirlo y reconstruirlo? La palabra es nuestro derecho, nuestra ley y garantía. Un escritor que no tiene un mundo propio en el bolsillo no merece ser recordado como escritor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario