miércoles, 13 de mayo de 2015

El milagro secreto



Cada corazón es una bolsa de milagros. Éste es uno de los míos: hablar de Borges con un amigo y que éste no me mire con cara rara. Dilatar una conversación marginal en un espacio de dos o tres horas, desnudar el alma en cada palabra, desempaquetar tus sueños en plena vigilia sin recibir la puñalada del prejuicio.

Sí, esos son los pequeños milagros de los que está hecha mi vida. Saberse vivo y saber que una vida, la mía, la del otro, la vida propia, está llena de azúcar y de balsámicas orquídeas y de alfombras de seda. Que el corazón de uno está lleno de monedas de oro que puedan introducirse en las emergentes ranuras de la sociedad. Saber que uno puede ser uno mismo en este mundo de cristal. Ése, para mí, es el milagro secreto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario