viernes, 3 de julio de 2015

Cuando el reloj no tiene nada qué decir



Me gustaría escribir una historia de amor esta noche, pero no puedo. Las palabras no quieren salir de mis manos. Quiero escribir «amor» y explota el nudo en la garganta. ¿Por qué?

A veces es mejor no hablar de lo que no entendemos. A veces es mejor callar. A veces es mejor no decir nada.

A veces... Sólo a veces... Pero, ¿hasta cuándo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario