viernes, 7 de agosto de 2015

Cincuenta palabras escritas en una noche lluviosa



Está lloviendo. Estoy debatiéndome ante la pantalla de la computadora entre abandonar por unas semanas el blog para dedicarme a otros proyectos literarios o si extiendo el ahorcamiento de artículos a unos días más.

Sea cuál sea la decisión, seguiré escribiendo de todas formas.

Otros escritores, menos afortunados, eligen renunciar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario