viernes, 25 de septiembre de 2015

No confíes en los celulares



Timbre. Del otro lado del portón: Veracruz. La invito a pasar. Mis hermanos dibujan retratos sobre billetes falsos. Cebo precipitadamente unos nacientes mates.

–¿Podrías mandar un mensaje a Immanuel?

–Sí –digo a Veracruz.

Escribo: Immanuel, tu hermana Vera está en mi casa, con nosotros.

El mensaje se envía. Pero no llega.

Nerviosismo en la casa de los Torreblanca.

Bueno...

No confíes en los celulares.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario