lunes, 23 de noviembre de 2015

Escribir con el tanque vacío



Intento escribir cada día de mi vida. Si mi literatura depende de la inspiración, estoy perdido. Si mi trabajo depende exclusivamente de mis ganas de trabajar, estoy derrotado. Mi corazón tiene que estar constantemente motivado. Desafiar lo estático, lo inamovible, lo cotidiano. Buscar cada mañana una nueva razón por la cual escribir. Construir nuevas formas para narrar lo inenarrable. Que la literatura no salga de mi corazón sin pasar antes por mis manos. Escribir es pensar que todas las ideas, incluso las más abstrusas y oblicuas, pueden manifestarse en cualquier lenguaje.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario