jueves, 5 de noviembre de 2015

Meli: la sinceridad de una lectora en “Lee.Sueña.Vuela”



Una vez estaba en una clase de “Análisis de films”
y estábamos viendo X película independiente
que era muy, muy aburrida
y no dudé en expresarlo
en voz alta.

Entonces el profesor
con toda la calma del mundo
me dijo

“Tu problema es que estás viendo la historia cuando lo que tendrías que ver es el arte, los sentimientos detrás de ella”.

Suena re poético,
pero para mí
el mundo no funciona así.

Toda esa onda intelectualoide, no me va.

En la mayoría de los casos,

no me pidas que vea más allá
de lo que me estás mostrando,

no me pidas que busque
significados ocultos.

Si tenés algo para decir,
decilo,
no esperes que el espectador
lo deduzca.



Esta anécdota se encuentra en la reseña que realiza la autora del blog Lee.Sueña.Vuela (LSV a partir de ahora) a Las ventajas de ser invisible, de Stephen Chbosky, hecha en octubre de 2012. Este relato exhibe un modo de lectura que Meli parece arrastrar a lo largo de vastos años de reseñas y comentarios literarios. Concisa, directa, con un lenguaje coloquial que lejos de provocar tedios conforta los ojos de los visitantes, con un diseño de colores suaves que prioriza la unidad de la reseña, con una variedad de secciones que en vez de desorientar atrae la opinión pública. LSV tiene la medida de una navaja suiza o de una caja de herramientas. Es la representante de un modo de lectura que muchos –me incluyo– esgrimen: la lectura activa, la historia que no tiene que ser densa a riesgo de aburrimiento, el relato que te tiene que enganchar desde el primer momento. Ésta es la piedra angular de los artículos de LSV: a partir de este prisma se proyecta el arco iris.

Meli arremete contra la «onda intelectualoide» con este estilo sencillo que a más de uno atrae. He leído tenderos donde los autores rezuman lenguajes existencialistas en cada párrafo, poesías donde se enredan la sexualidad y la filosofía con la política. Y otros crímenes contra el buen gusto. Bueno, para mí lo son, che. La autora contempla o contempló el gris horizonte donde acaba la literatura por placer y empieza la literatura... ¿seria? ¿academicista? ¿intelectualoide? Lo que hay más allá de este límite es inclasificable. Cuando uno cruza el otro lado de esta calle, ya no lee por placer. Éste es el límite que Meli se rehúsa cruzar y al que se resiste. Y demos gracias a Dios que lo hace. De otro modo, sus reseñas sí serían aburridas.

Aunque el núcleo duro de LSV son las reseñas, otras secciones ameritan un análisis más minucioso para comprobar que este blog no se agota en el mero ejercicio de la crítica. Por ejemplo, los exámenes de grandes obras de la literatura universal en los Jueves de Clásicos, que atenúan la constante corriente de la novedad. Otras dos secciones (Cover Porn y Cover WTF!) complementan el deleite de la lectura con una divertida evaluación del diseño de las portadas. Una reivindicación para los que trabajan en la industria gráfica: el pecado entra por los ojos, y si el lomo de un libro resulta demasiado atractivo, ¿cómo no comprarlo?

Con la mente fría es un re-examen de reseñas anteriores. Lo más interesante de esta pestaña es que no es un borrón y cuenta nueva, sino una reevaluación de comentarios sobre obras ya leídas.

Las reseñas de Meli no son exhaustivas, complejas o academicistas. Sus reseñas son concisas y contundentes, de modo que yo mismo me he zampado seis o siete de sus artículos en una misma noche, inquiriendo y analizando recomendaciones. La reseña a Chbosky es mi favorita, ya que coincide en muchos puntos con mi opinión personal acerca de Las ventajas de ser invisible. Yo, en su lugar, hubiera sido más lapidario; los buenos reseñistas, tal vez, sean los más misericordiosos. El comentario a Noches blancas, de Dostoievsky, es una invitación a perder el miedo ante la literatura rusa, que a más de uno se presenta como un monstruo desalentador. Meli ha comentado casi cuarenta piezas de literatura universal; me produce singular simpatía la existencia de esta división especial.

Podría ingresar a una hiperdescripción de LSV, pero, le restaría emoción a los futuros lectores de la página. Lean, sueñen, vuelen. Esto es lo que hace Meli y esto es lo que harán ustedes si se dan una pasada por esos pasillos digitales. Estos laberintos hipertextuales estrechamente vigilados por el signo del gato que preside el umbral del feliz blog. Ella no da rodeos a la hora de decir si le gustó o no le gustó un libro. Esta sinceridad es, tal vez, la mayor virtud de LSV.






5 comentarios:

  1. Por favor hacé tu propia reseña de "Las ventajas de ser invisible", ¡quiero leerla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La escribiré pronto. Muchas gracias por leerme. ^_^

      Eliminar
  2. Muy buen artículo, personalmente yo soy fan de Lee.Sueña.Vuela y espero Meli siga así, compartiendonos sus opiniones literarias, brindandonos algo de cultura para leer en el día. T einvito a que pases a mi blog, no he actualizado, pero lo pienso hacer muy pronto. http://mividaenprogreso.blogspot.mx/ Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Natasha. Será un placer leer tu blog, por supuesto. Gracias por compartírmelo y por leer. ^_^

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Meli es genial, yo la leo desde hace mucho tiempo y es de los blogs de los que si o si tengo que leer todas las entradas enteras siempre. Me parece super refrescante su blog y su misma forma de ser.
    Me gustaría que te pasaras por mi blog, claro que sin compromiso.
    Un beso :D
    milyunaemocionesmarujas.blogspot.com

    ResponderEliminar