jueves, 24 de diciembre de 2015

Iniciativa 'El libro del año' (Ed. 2015)



Traigo a todos los bibliófilos una propuesta difícil: elegir el mejor libro que hayas leído este año. No tres, no dos. Uno. No tiene que ser necesariamente una novela de 2015. Lo importante es que la hayas leído en estos doce meses. Y que haya sido todo un descubrimiento literario para vos. ¿Cuál es el libro del año?

Para mí, el ganador de mi biblioteca personal es...


22/11/63
de Stephen King

 
Nota: en la versión original en inglés, el título es 11/22/63 debido a que en el formato del calendario anglosajón el mes se antepone al día (mes/día/año). En la traducción al castellano este orden se invierte a nuestro calendario tradicional (día/mes/año).


¿Por qué?


1. Porque es una de las obras más sólidas, estructuradas y mejor construidas durante el período de madurez de Stephen King: este autor es uno de mis grandes favoritos... lo que no significa que no haya escrito obras irregulares. Como Cazador de sueños, Blockade Billy y los últimos libros de La Torre Oscura. Hay cosas que amo de sus historias y hay cosas que no me gustan. Esa tensión que me produce es lo que me fascina de sus novelas. Pero en 22/11/63 he hallado un equilibrio técnico en todos los procedimientos que constituyen el texto. Desde la personalidad imbricada y tangible de los personajes principales y secundarios hasta las grandes frases que coronan los mejores párrafos de la obra. Estructuralmente, supera a Apocalipsis, y sólo lo puedo comparar con La zona muerta. Una vez más, King, te has superado a ti mismo. (La crítica no dice lo mismo de Revival, pero bueno...)


2. Porque el argumento de la novela se basa en uno de los hechos históricos más importantes de la historia de los Estados Unidos: el asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy a manos de un don nadie local llamado Lee Harvey Oswald ha sido uno de los golpes más terribles del Norte treinta y ocho años antes del atentado a las Torres Gemelas. El hombre más poderoso del mundo puede morir a manos de cualquiera. Incluso por nada. Porque Oswald no respondía a ninguna organización política concreta. Por más atractivas que fuesen las teorías conspirativas, King cree y confía –y yo también, al final, el tipo me convenció– en el criterio de la Comisión Warren: Oswald actuó solo. ¿Qué hubiera pasado si no hubiesen matado a Kennedy?


3. Porque la narración construye con un minucioso grado de verosimilitud un contexto sociohistórico probable para desarrollar un escenario conjetural lleno de realismo: todo está en los pequeños detalles de la narración. King se sumergió hasta las orejas en vastas bibliografías, información deportiva, arcaísmos de la época, investigaciones económicas, informes periodísticos, registro de los conflictos sociales, datos biográficos, etc. Todo este esfuerzo de escritorio se plasma en la narración de manera triunfal. Para King, ésta no fue solo una novela más. Y le dedico un buen tiempo. Y se nota. Una dedicación y una abnegación a la obra literaria que se lleva sus grandes aplausos.


4. Porque la novela, con todas sus complejidades históricas y elaborados detalles, se ensambla con el universo literario de Stephen King: a más de un devoto lector constante de este autor le habrá entusiasmado la visita de Jake Epping al ficticio pueblo de Derry, escenario central de It. De hecho, quienes lean esta sección de la historia encontrarán una agradable sorpresa y a unos personajes muy entrañables que reconocerán muy bien si han leído otras obras anteriores a ésta. De alguna manera u otra, King se las arregla para insertar esta novela en su macrocosmos personal. Y los resultados son más que elogiables.


5. Porque la historia presenta de una manera original una serie de consideraciones acerca del tiempo, de la historia, del impacto de las acciones humanas y de la actitud del hombre ante el paso del tiempo: esta no es solamente una historia donde un profesor de literatura viaja al pasado para salvar la vida del presidente. El protagonista se entrega a constantes cuestionamientos acerca de por qué ha decidido cambiar uno de los acontecimientos históricos más trascendentales de su patria y cómo ésta decisión poco a poco afecta su ética, su moral, su personalidad y su espíritu. Asimismo, la forma en la que King introduce en 22/11/63 el viaje a través del tiempo, sus paradojas y consecuencias, es interesante: como explica uno de los personajes de la novela, Al Templeton, cada viaje es un reinicio. Al principio no se nos da mucha información acerca de la verdadera naturaleza del portal del tiempo –la madriguera de conejo–; otro detalle es la presencia de Míster Tarjeta Amarilla, un sujeto que parece “vigilar” el portal en el pasado y que siempre pide un “peaje” al viajero a través del tiempo para entrar plenamente al pasado. Este pormenor me hace pensar en Caronte, la deidad griega que transportaba las almas de los muertos al Inframundo a cambio de los óbolos fúnebres que los vivos colocaban sobre los ojos cerrados del difunto.

El personaje principal considera la historia como una trama temporal con imágenes especulares y simetrías. El pasado armoniza y el pasado es obstinado, dos de las máximas de Jake Epping que se repiten una y otra vez a lo largo de la historia. El pasado es una fuerza natural que se resiste a toda posibilidad de transformación. Asimismo, el pasado es un lugar de coincidencias y de casualidades que no son tales, sino que parecen responder a un orden preestablecido –por ejemplo, el protagonista conoce personajes con idénticos apellidos o que han sufrido padecimientos similares en circunstancias diferentes. La presencia de Míster Tarjeta Amarilla parece insinuar que el pasado es un lugar “vigilado” o que necesita vigilancia ante los intrusos que pretenden ignorantemente cambiarlo.

Si el pasado puede ser cambiado, ¿cuáles son las consecuencias de este cambio? ¿Cuál es la responsabilidad del hombre que escribe la historia del mundo a costa del orden natural de las cosas?



22/11/63, de Stephen King. Éste es mi favorito del año. ¿Cuál es el tuyo? ¿Podrías elegir uno? ¿Te animás a decirme cuál es el mejor libro que has leído en este 2015? ¿Por qué?

4 comentarios:

  1. Hola, Julian. Muy buena tu elección y las razones por la que seleccionaste este libro. Lo tengo que poner en mi tbr. Personalmente lo de Kennedy no me llama la atención pero me da curiosidad que el tema lo haya tocado King. Veremos.
    El libro del año para mi fue NOS4A2. Creo que es el que más me llegó a sorprender (cosa difícil estos días). Espero que Hill saque más libros de ese tipo.
    Sin más me despido.
    ¡Muchas felicidades y que pases lindas fiestas!
    :)
    Flavia

    ResponderEliminar
  2. Hola! La verdad que me cuesta muchisimo responder esta pregunta... Pero creo que el mejor libro que leí este año fue Gente Letal de John Locke, es un libro que casi nadie conoce pero la verdad que me llamó muchisimo la atención porque tiene en las medidas justas el drama y el suspenso de una novela policial pero además tenia mucha satira y mucho humor negro y me encantó. Mi meta para el año que viene es hacer que más gente lo lea jajajaj
    muy buena entrada! Me hiciste pensar (?)
    Ya te estoy siguiendo :D
    un beso y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Nunca leí nada de Stephen King y me da curiosidad porque escucho cosas muy buenas pero a la vez tengo temor, jaja.
    Gran reseña.
    Saludos y ¡felices fiestas!

    ResponderEliminar
  4. hace unos meses estuve a punto de comprar este libro ¡¿porque no lo hice?!
    ahora al leer esto me super arrepiento -.-

    Gran elección
    BESOS

    ResponderEliminar