miércoles, 20 de enero de 2016

Flavia: jardines de fuego y palacios de hielo en 'El tintero y la pluma gótica'



Sin rodeos. El blog de Flavia es genial. He tratado de escribir una reseña de su página durante días y no me ha convencido ninguna de las palabras que he escrito. Vuelvo a intentarlo. Espero conseguirlo esta vez.

¿Qué es lo que más me gusta de El tintero y la pluma gótica? Que la autora no escribe a medias tintas. A ella un libro le gusta o no le gusta. Y si no le gusta, te lo hace notar. Y cuando te lo hace notar lo hace de tal manera que no podés odiarla. Simplemente, adorás la forma en la que escribe. Es osada, no tiene miedo de ser iconoclasta, rompe la pared a martillazos con las palabras. Sus párrafos tienen tanta vida que muerden tus ojos y los hace polvo.

Y cuando la cosa se viene bien, ella las pone mejor. Si el libro ya trae buenos comentarios, ella es capaz de dorar aún más la píldora y colocar la frutilla en la cima del postre. La autora no se deja guiar tanto por las voces de los medios digitales, sino por su propio criterio secreto: juez y jurado en su jurisdicción, tiene la habilidad de decapitar al mal novelista en su pedestal de papel sin una sola gota de dubitación en su frente y de coronar con laureles al narrador más avezado en el género en el que se ha arriesgado. Y estas dos cosas, emitir juicios lapidarios y elogiar a los escritores que se ganaron su confianza, las hace con gracia, frescura, simpatía y originalidad.

Una cosa es ser un aguafiestas del ambiente literario, y otra cosa, completamente diferente, es traer el lanzallamas e incendiar el jardín de tus vecinos en el clímax de la fiesta. Esto es lo que hace Flavia con su blog: prepara, apunta y dispara. Su escritura es puro napalm. Tiene una calidez contagiosa, te transmite su cariñoso fuego, y brincan las chispas por los aires.

Que su escritura sea intensa no significa que no tenga fundamentos. Cuando tiene algo que decir, lo argumenta. (Como diría Homero Simpson: “Me lo pruebas y me lo sostienes.”) No sólo tiene una defensa más sólida que los trípodes blindados de La guerra de los mundos, sino también un deslumbrante sentido del humor que barniza con elegancia sus reseñas. Comento con asiduidad sus entradas, lo cual es atrozmente raro; soy la clase de sujetos que cuando le preguntan algo contesta “Bueno, no tengo mucho qué decir...” Flavia, de algún modo u otro, me llega y me mueve al comentario. Y a mí no me sacan palabras con mucha facilidad, ¿eh?

Su estilo es atractivo. Su autora no solamente comparte intereses literarios, sino que también echa a rodar el ojo crítico sobre series de televisión, películas e incluso música. De vez en cuando comparte canciones; su predilección por el k-pop es notorio. Si buscás k-pop y te gusta leer, éste es tu lugar.

Hace poco El tintero y la pluma gótica ha alcanzado su centésima publicación. En un relativamente breve lapso de tiempo, esta página ha tenido un crecimiento vertiginoso. Y tanto sus seguidores como yo esperamos que no decaiga. Siempre en cuando disfrute de compartir lo que más le gusta y haya placer en ello. Porque en los párrafos que he leído se nota que ella pone más que emoción, empeño y entusiasmo en lo que hace. Y cuando uno ama lo que hace y hace lo que ama, se nota.

Yo le doy oportunidades a los talentos incipientes que crecen bajo la quijada del león. Y la autora de este blog es uno de ellos. Le doy pulgares arriba y una humilde reseña de su creciente espacio virtual que no le hace justicia al cándido, juvenil y fabuloso estilo que exhibe a la hora de hablar de libros. No tengo más para decir sino repetir que este es un blog, no bueno, sino jodidamente bueno.

Y si no me creés, acá abajo tienen el enlace y lo comprueban ustedes mismos. Creo que este es mi pie para retirarme, hacer unas reverencias finales y cerrar el telón.



1 comentario:

  1. No podía dejar de sonreír al leer tu entrada. La verdad Julián que me parece que me definiste como nadie, jaja. Me siento halagada y te doy la razón cuando decis que soy de opinión fuerte. Humildemente te doy las gracias que hayas tomado tiempo valioso de tu vida para escribir estas palabras y prometo continuar con el blog, que me gusta tanto.
    Y por último yo tengo que destacar tu forma de escribir. Tenés una prosa y un manejo de las palabras fenomenal, y desde que leo tus artículos, siempre aprendo palabras nuevas y geniales. Tenes un don.
    Otra vez, muchísimas gracias. No merezco palabras tan amables.
    Nos leemos.
    Flavia

    ResponderEliminar