domingo, 28 de febrero de 2016

Antirrazonamientos



¿Por qué nos esforzamos en vivir una vida cuerda? Piénsenlo. Las características principales de un hombre son reductibles a una libreta a la que llamamos cariñosamente “documento de identidad”. Los avatares de la sociedad burocrática. ¿No te das cuenta, lector, que flotamos al margen del absurdo? Nuestras minuciosas existencias están cosidas al capricho de una tarjeta de plástico, el funcionamiento de un satélite o la existencia del petróleo. Somos un accidente matemático, un error de cálculo, una gota de sangre en la máquina de Dios.

¿Por qué no enloquecer? Una locura cuerda, paulatina; como dijo Borges, un sueño dirigido. ¿Acaso no es esto la literatura? Un caos organizado. Un caleidoscopio de sílabas, tramas, párrafos, ritmos. La imaginación razonada.

La razón es una facultad humana muy sobrevalorada. Todos quieren “tener” razón. Yo sufro la razón: abomino el peso de la lógica. La lógica me dice que lo muerto está muerto. Sí, es posible que no me conozcas, aunque leas esto, y cuando veas mi rostro en la calle, no me saludarás. Es comprensible. Es lógico. Y lo lógico tiende a ser aburrido. ¡Qué lástima que mi destino y tu destino no se toquen!

¿Por qué conformarse con el anonimato? Quiero que mi locura sea famosa. Que la gente me saque fotos con ella. Que me recuerden en mi entierro como alguien que nunca estuvo bien de la cabeza. ¿Pretencioso, ególatra? Tal vez. No seré conocido por ser perfecto. Anna Frank en su diario escribió:


«Un manojo de contradicciones»
es la última frase
de mi última carta
y la primera de ésta.
«Un manojo de contradicciones»,
¿serías capaz
de explicarme
lo que significa?


Ella no vivió lo suficiente para descubrir que sus palabras describían en su semántica plenitud la condición humana.

No aspiro al verdadero conocimiento de las cosas. Soy barroco. Incapaz de aceptar ciertas verdades como verdaderas. “La verdad os hará libres”. ¿Libres de qué? ¿De qué debemos liberarnos? ¿De nosotros mismos? “Yo soy el camino, la verdad y vida.” El traductor debió suprimir los artículos. “Yo soy camino, verdad y vida”. Soy energía, un milagro en movimiento.

¿Por qué este antirrazonamiento al borde de la herejía? ¿Acaso no soy libre? ¿Libre de qué? De las formas tradicionales de ver el mundo. Cada revolución científica consistió en un golpe contra la parsimonia y el dogma establecido. La Tierra era plana hasta que Colón decidió viajar a las Indias. “Hace lo que quieras, Cristóbal” le decían al genovés. Hoy entendemos que este hombre hizo posible la producción en masa de chocolate y los genocidios americanos.

¿Qué tienen que ver Colón, el chocolate, Anna Frank, Borges, Jesús, la verdad, la lógica, la locura? Nada y todo. No hay una sola respuesta. Y a la vez la respuesta es única. “No tiene sentido lo que estás diciendo.” ¿Por qué debe tener sentido todo lo que yo diga? ¿Por qué rebajar mi poesía al nivel de tu cordura?

Nena, volvete loca. Soltate el pelo, viajá a la Patagonia. Bailá en la vereda, sé feliz, llenate de música y de azúcar. O viví cuerda. Atada a las facturas. Monogámica en tu amor por la rutina, cautiva en un frígido matrimonio con la normalidad.

¿Y yo? Yo sangro literatura. Aún después de mi muerte, seré leído. Derroté al reloj en su pulseada. Le gané al tiempo. Soy inmortal.

Los hombres cuerdos no alcanzan la eternidad. Por esto me gusta tanto la literatura. En ella, en el vientre oscuro de la ballena de tinta, Jonás, harto de obligaciones, puede gritar. Un grito que puede cortar la tempestad.

8 comentarios:

  1. Yo me creo una loca incomprendida im sorry jajaja. Es una entrada muy interesante, porque es verdad. Ser locos nos hace feliz porque somos nosotros. No sé como expresar mis pensamientos... A ver, estoy de acuerdo en todo lo que dijiste y tu anteúltimo parrafo fue *me levanto y aplaudo* Ay no sé, me encantó. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibo tus palabras y tus aplausos. ^_^ Tus "palabrausos". ¡Aguante la sana locura! Muchas gracias por leerme y por comentar. :D

      Eliminar
  2. Divina la entrada. ¿Qué tienen que ver Colón, el chocolate, Anna Frank, Borges, Jesús, la verdad, la lógica, la locura? Mezcla de literatura, filosofía y antirazonamientos !
    De adolescente siempre fui una loca incomprendida también, despues la vida me llevó por algunos carriles más normales, y ahora, de vuelta me permito buscar la eternidad a traves de alguna clase de locura.
    Me encantó la entrada. Saludos Julián.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Laura. :) La locura no tiene edades. Sería muy injusto para la locura atarla a una edad definida. Simplemente, a medida que pasa el tiempo, se vuelve un poquito más decorosa. XD

      Tal vez no tenga nada que ver -justo hablando de locuras-, pero hay un relato de Cortázar, 'Correos y Telecomunicaciones', que narra cómo los miembros de una familia trabajan en una sucursal postal hasta que de pronto comienzan a regalar globos y empanadas a la gente. Esa clase de locuras que describía Cortázar en sus obras son las que más me gustan. ¡Saludos y gracias por leer! ^_^

      Eliminar
  3. Hola Julián!
    Quien decide que es estar loco y que es estar cuerdo? Quien decide como tenemos que comportarnos, que tenemos que escribir? Nunca he escuchado a nadie más que mi propia conciencia y hasta que me muera voy a escribir todo lo que quiera. Y voy a seguir escribiendo mis incoherencias porque como tú dijiste es nuestra manera de ser inmortales.
    Nos leemos, Cati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por comentar, Cati! Y que tus locuras florezcan a contracorriente de todo límite. ;) Dicho sea de paso, aunque no siempre pueda comentarte, me encanta leer tus reflexiones y tus textos. Son una propuesta diferente entre muchas otras tantas lecturas. ^_^ ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Hola!!Confieso que he caído en lo monótono, la rutina. Pero ¿por qué no volverse locos? De esta manera somos más felices. Como decís vos, Los hombres cuerdos no alcanzan la inmortalidad, yo quiero ser inmortal por eso me permito leer
    Muy buena entrada para reflexionar
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por comentar, Nicole. Siempre ha lugar para pequeñas locuras entre rutina y rutina. Es por eso que leemos y, cuando nos animamos, escribimos. :) Gracias por leerme.

      Eliminar