lunes, 22 de febrero de 2016

Mica: un palacio de marfil en 'Fragile Dreams'

Fragile Dreams es uno de los blogs en mi lista de páginas pendientes desde hace mucho tiempo. Si alguien me preguntara por qué leer F. D., no sabría por dónde empezar. Lo primero a evaluar es la cara visible este reino secreto que no es tan secreto: en el contador de seguidores hay trescientos usuarios enlistados que habitualmente disfrutan de sus publicaciones, de modo que la autora se ha forjado una buena reputación como autora digital.

Cantidad no es igual a calidad, pero este detalle suma puntos.

El diseño es dulce y agradable a los ojos. Un aspecto muy importante de toda página que examino es cómo los colores, las imágenes y las tipografías se acomodan a la vista. Una correcta distribución de los elementos, al igual que un buen texto en su justa proporción, aumenta los valores de la tabla de puntuación. Fragile Dreams es un blog que se puede disfrutar no sólo por su contenido, sino también por su diseño, perpetuado de la mano de un espíritu creativo que se renueva constantemente, que busca formas y re-formas para sus lectores.

Mica hace un uso de los recursos gráficos que no es exhaustivo ni sobrecargado, incorpora imágenes y las coloca justo donde deben ir. No hace malabarismos con párrafos y gráficos: entrar a Fragile Dreams es entrar a un palacio de marfil con las baldosas limpias y caminar sobre una alfombra persa que parece recién comprada.

¿Y las reseñas? Aunque ella se decanta por la literatura juvenil moderna en gran parte de su repertorio, nos reserva un par de reseñas que son una joya para aquellos que somos difíciles de convencer. Y vuelvo a subrayar esto: cada vez que escribo un artículo del Blogoscopio, dejo correr mi escritura como una motosierra. Si pudiera resumir mi actitud crítica en una sola frase sería: “No me interesa qué libro de John Green hayan comentado... A ver cómo se las arreglan con el material clásico.”

Su reseña de Alicia en el país de las maravillas es transparente y reveladora, y no oculta su fascinación por este libro –en el blog hay pequeños guiños a Carroll, como la leyenda bajo la barra de comentarios: “Deja un mensaje que Mad Hatter se alegrara...”–; el texto dedicado a La guerra de los mundos oscila entre la obra original y su comparación con la última adaptación cinematográfica. La reseña de El Gran Gatsby es una de las más complejas y completas, donde la autora intenta abarcar su experiencia con un emblema de la literatura norteamericana.

Otra virtud de Fragile Dreams es la exquisita escritura de reseñas de cómics: Sandman de Neil Gaiman, Saga de Brian K. Vaughan, Locke & Key y Ms. Marvel: No normal. Mica procura ser heterogénea y ofrecer una deleitable variedad; sus reseñas son concisas, centradas en las emociones que las obras han suscitado en su experiencia lectora. E incluso se las arregla para referir animes, series de televisión, temas musicales y películas. Pero el eje de mi análisis son sus reseñas de libros y de historietas.

¿Por qué escribir una reseña de F.D. ahora y no antes? Una de las claves que posibilitaron la publicación de esta reseña al blog de Micaela fue el texto que compartió recientemente, Una opinión personal y sobre blogs originales, donde creo vislumbrar a la verdadera autora detrás del teclado. Un autor revela mucho más su carácter en un ataque de sinceridad que en un libro de trescientas páginas. Y fue este texto el que me convenció de que ella pugna de verdad por sellar en F.D. una impronta personal. Es la mano que teje un estilo que se reinventa, que se busca, que se muerde en los extremos. Es el gesto del autor que, lejos de considerar la escritura como una actividad pasiva, reivindica la acción, la emoción, la honestidad y el entusiasmo de las palabras.

Micaela no tiene que hacer mucho esfuerzo para caernos bien. Con que ella suelte las palabras en su ventana nos basta. Nos convence. A los dubitativos, poco a poco; a los confiados, con precipitada rapidez. Así, paulatinamente, me fue comprando, me fue ganando. Incluso, lo confieso, se produjo un tira-y-afloje entre escribir una reseña de su blog o no escribirla. Porque Fragile Dreams era un blog que, en un principio, yo pasé por alto, pero que, por una buena razón me fue atrayendo, a un ritmo lento y prolijo, pero lo hizo.

¿Qué fue lo que al final me hizo decidir por publicar esto? Ver un blog donde la artista que hay en ella se suelta, y salpica todo lo que es en lo que escribe, lo que lee, lo que ve y lo que comparte.

Tras un arduo y detenido examen, declaro solemnemente que Fragile Dreams supera todos los pronósticos establecidos por el Blogoscopio. En otras palabras: me gustó. Mucho. Al punto que de hecho lo estoy siguiendo. Lo que significa que si te gustan las reseñas literarias, las novedades y las opiniones de una gran lectora como lo es Mica, entonces este lugar te va a encantar.

No hay fragilidad en Fragile Dreams, sino delicadeza y amor por lo que se lee. Una delicadeza que no es debilidad sino virtud; una estética de la imagen que no es abuso de lo gráfico, sino sofisticación de lo digital.

Frágiles no son los sueños, sino el corazón de los soñadores. Y es a partir de esta cristalina sensibilidad que la autora abre las páginas de su mundo para que todos desfilemos a través de las galerías de su vasta mansión de marfil.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario