sábado, 6 de febrero de 2016

Reseña: “Tiempo de dragones”, de Liliana Bodoc

    El tiempo de fraternidad entre humanos y dragones es destruido por el linaje Dratewka, pero una profecía advierte sobre la llegada de un elegido, destinado a restablecer la armonía. Para huir de la esclavitud, algunos dragones rebeldes cruzan el mar. Los Dratewka envían una flota tras ellos pero también los Tzarús, aliados de los dragones, cruzan el mar.

    En el nuevo continente, Antón, mago y alquimista, encuentra a un niño abandonado en el bosque y advierte que puede ser el Elegido. Lo llama Nulán y lo entrega a una mujer para su crianza. A partir de allí comienza a cumplirse una profecía que enfrentará a ejércitos y magos, extranjeros y nativos, que reabrirá la Perforación, una dimensión mágica del bosque. Nulán deberá aceptar un destino que le resulta ajeno mientras los últimos dragones rebeldes escondidos en las montañas se preparan para participar de la guerra.

    En Tiempo de dragones, Liliana Bodoc, la voz más original de la literatura fantástica argentina, crea un mundo de aventuras a la altura de las novelas de J.R.R. Tolkien. Con la inagotable imaginación que la caracteriza, Liliana Bodoc nos regala la primera entrega de una saga que quedará por siempre en la memoria de los lectores.


SINOPSIS ORIGINAL DEL LIBRO

---

Resumo mi experiencia con esta obra en una sola frase...

Uno de los mejores libros que he leído en mi vida. No quiero deshacerme en muchas palabras, pero la excelencia de esta novela amerita una gran reseña.

La novela se divide en cuatro partes, además de un prólogo que explica el origen de la profecía que marca los acontecimientos de la historia.

No quiero espolear con muchos detalles la trama pero quiero analizar cómo está estructurada y dividida la narración en estos segmentos. Mientras que la primera parte transcurre en el “presente” de la historia, por así decirlo, la segunda parte da un salto hacia el pasado remoto y a partir de allí hasta la tercera parte se describe cómo el oscuro régimen de Skuba Dratewka dio inicio a una gran bola de nieve de acontecimientos que explican lo que sucedió en la primera sección del libro. El hilo argumental se retoma hacia la cuarta parte, deparándonos desenlaces conflictivos, intervenciones inesperadas y un final atrapante.

La forma en la que Bodoc establece una línea de tiempo sin un orden cronológico estricto es un recurso que, lejos de ser desperdiciado, se desarrolla magníficamente en la novela.

Este juego de tiempos tiene mucho que ver con el tema de la profecía. De hecho, el prólogo es el relato, casi paródico, de cómo se pronuncia una profecía, cómo funciona dentro de las diferentes culturas que aparecen en Tiempo de dragones y cómo repercuten en las vidas de los protagonistas.


“–Una profecía es una esperanza y una dirección...”


Uno de los puntos fuertes de esta historia es la minuciosa elaboración de los personajes, cómo se interrelacionan a través del tiempo y cómo forman en base a sus experiencias una cosmovisión o visión propia del universo. El choque de culturas, la guerra, la muerte, el amor, la ambición, el poder, el tiempo y el destino son algunos de los temas que la trama recorre a lomos de una narración poética, rítmica y fascinante.

A pesar del título, la presencia de los dragones no eclipsa al coro de sombras humanas que buscan sobrevivir en la guerra que la estirpe de Dratewka inicia. Al contrario, las apariciones esporádicas, fugaces y casi indescriptibles de estas criaturas misteriosas las cubre de un velo de enigmas que contribuye a alimentar la curiosidad del lector que se interesa cada vez más por el destino que correrá esta raza en estos tiempos peligrosos. Hobsyllwin, la gran dragona blanca, y otro dragón cuyo nombre se desconoce son los dos únicos especímenes que se roban escenas en el libro.


“–¿Quieres hablar sobre la eternidad?
–intervino Picioare–.
Comienza por entender
que la vida eterna
no es una butaca para que tú te sientes.”


Tiempo de dragones es la primera entrega de una saga que promete mucho y que ya ha generado muchas expectativas en los jóvenes lectores argentinos. Hay autores que sólo saben hacer maravillas con las palabras y Bodoc es una de ellas. Le otorgaremos la máxima condecoración que nuestras calificaciones permiten.

Esta novela es un viaje hacia el interior de una guerra incomprensible que sólo el Elegido puede terminar. El derramamiento de sangre apenas empieza... ¿cuándo acabará?

6 comentarios:

  1. Hola, no conocía al libro para nada. Había oído de la autora no más. En fin, sólo leí una vez de dragones y me gustó y andaba buscando títulos para anotarme. Me anoto este. Me alegra que te haya gustado. Un beso

    Pd: te invito al sorteo que estoy realizando en mi blog, el premio es un libro a elección

    ResponderEliminar
  2. Yo me enamoré de Bodoc con la saga de los confines y siempre tuve curiosidad por este libro. Después de tu reseña estate seguro que ya está agregado a mis libros por leer.
    ¡El diseñó del blog quedó muy bien! y la reseña también.
    ¡Saludos y nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    La verdad es que no me llama pero me alegro de que lo hayas disfrutado tanto.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  4. Hola Julián!
    Conocía estos libros gracias a la editorial, pero como nunca leí nada de dragones, todavía no me animo del todo. Es bueno ver que lo disfrutaste, le sumo un puntito en mis “tal vez lo lea”.
    Gracias por la reseña.
    Un besote enorme.

    Mel.-

    ResponderEliminar
  5. Hola Julián! Qué tal?
    Liliana Bodoc es una autora que tengo pendiente desde hace un rato. Dicen que es muy buena en el género, tal como puedo leer en tu reseña. Lo que más me intrigo de tu entrada es cuando destacas la forma en la que se elaboran los personajes... parece ser algo que la autora se maneja muy bien
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. No tenia ni idea de este libro! Pero si conocia a la autora, ya que estoy metido en promocionar los autores nacionales independientes, y Bodoc es una autora que me la han recomendado muchisimo distintos autores en persona, no me gusta la fantasia, son muy pocas las que tolero (las que no sean demasiado irreales o inverosimiles, o infantiles). Puede que le de una oportunidad. Saludos

    ResponderEliminar