viernes, 4 de marzo de 2016

Viernes de vinilo #9



“Hello darkness, my old friend,
I've come to talk with you again…”




Es extraño cómo algunas canciones
llegan a nosotros
para retumbar en nuestra cabeza
una y otra vez
hasta sangrar reflexiones.
Estos versos llegaron a mí
a través de una película de superhéroes.
Algún día explicaré las virtudes
que han hecho de Watchmen
–y de su subsecuente
pero controversial
adaptación fílmica–
una de las mejores piezas narrativas del siglo XX.
Pero hoy mi mente está concentrada,
casi absorta,
en los sonidos del silencio.

¿Por qué las multitudes se reclinan
ante los dioses de neón que ellas mismas han construido? ¿Qué es ese silencio,
crudo, sólido, atroz,
que devora nuestras bocas
mientras la guerra echa raíces
en nuestras cabezas?

¿Cómo romper este silencio que nos come?

Un poema es un grito de tinta
en la oscuridad de los tiempos.

No escribo poemas con las manos;
los escribo con el corazón.

Aunque a veces me pregunto
si el ser humano tiene corazón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario