Reflexión de una soledad imperfecta



Hubo amores que pudieron haber sido eternos, pero que el miedo cuajó. Sólo quedan subjuntivos, pretéritos imperfectos y recortados, inútiles multiplicaciones de un quizás. Ahora estoy solo. Y el espejo de la historia me devuelve el menos sutil de mis reflejos.

Comentarios