miércoles, 10 de agosto de 2016

Interludio: la libertad sin ley, la esclavitud sin cadenas


“La liberación,
concedida desde lo alto,
sólo llegaría hasta
donde lo permitieran
los intereses de los grupos dominantes.”


Howard Zinn (1922-2010), historiador estadounidense.
Cita del libro La otra historia de Estados Unidos (1980).







¿La abolición cambió los modos de vida del hombre afroamericano? Sí y no. Ahora, sus pies no estaban engrillados. Seguían siendo pobres. Seguían siendo considerados abominaciones de la Creación. Seguían siendo segregados, perseguidos, torturados y ejecutados.

Los cambios no cambiaron nada. Sólo hicieron que Lincoln muriera de la forma más rápida posible. John Wilkes Booth selló el último acto del presidente con una firma de sangre. Lincoln no murió como mártir de la causa negra, sino como víctima de una encrucijada en la que él mismo se movió con minuciosa cautela, enredando la causa abolicionista con intereses políticos bien definidos.

¿Qué pasó con el abolicionismo cuando alcanzó la abolición? Como toda corriente de pensamiento humano, desapareció en medio de un grito feliz. En realidad, el futuro de los ex esclavos estaba lleno de sangre.

No hay libertad sin ley. En aquellos ayeres aciagos, ninguna ley los amparaba*. La esclavitud y el racismo engendraron un hijo que heredó legítimamente el cetro de los horrores: a este hijo lo llamaron Segregación.

Ha llegado la hora de doblar la página y poner un ojo en la cerradura de la Historia.

Mas, os advierto, peregrinos: del otro lado de la puerta hay tigres. Terribles tigres blancos.




* En realidad, después de la Proclamación de Emacipación del año 1863, hubo una serie de leyes y enmiendas que garantizaban la participación política y las libertades individuales de la comunidad negra. Con la misma rapidez con la que llegaron, fueron revocadas. Asimismo, la Proclamación sólo declaraba la liberación de los esclavos de los estados pertenecientes a la Confederación en el contexto de la Guerra de Secesión. Es decir que la abolición no tuvo lugar en todos los estados que constituían en aquel momento los Estados Unidos de América. Kentucky, Misuri, Maryland y Delaware estaban exentos de ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario