sábado, 6 de agosto de 2016

“Los que caminan por las olas”: el Middle Passage y el sistema de comercio de esclavos



“...el olor de la tierra,
maduro, margoso,
hacía brillar los ojos de la tripulación,
pero llorar a los que caminaban por el mar.”

Toni Morrison,
Una bendición (2008).





Antes de continuar con el ciclo de artículos y reseñas de obras literarias que me propuse, me parece necesario, además de reponer el contexto histórico en el que el colonialismo posibilitó la esclavitud de las comunidades africanas y afroamericanas, hacer una breve descripción de las rutas trasatlánticas empleadas por los mercaderes del sistema de comercialización de esclavos en la época colonial.

El Middle Passage o Pasaje Medio era una ruta empleada por los traficantes de esclavos que conectaba el continente africano con el americano. Los barcos negreros salían de Inglaterra y arribaban a las costas africanas; allí las embarcaciones se abastecían de hombres y mujeres para conducirlos a través del Océano Atlántico hacia tierras americanas. Este circuito cerrado que interconectaba los tres continentes recibió el nombre de Comercio Triangular.

Estados Unidos, Brasil y las colonias del Caribe presentaban una gran cantidad de demanda de esclavos. Allí desembarcaban los barcos negreros y comenzaban las subastas de seres humanos.




Las condiciones infrahumanas en las que viajaban los esclavos producían enormes mortandades a bordo. Entre África y América había kilómetros de muerte, miedo, oscuridad, enfermedades, espacio estrecho y muñecas encadenadas. Los mercaderes se hacían cargo de las «pérdidas económicas» arrojándolas al mar.

En la literatura producida por los autores afroamericanos durante el siglo XX, el Middle Passage reaparece entre palabras y metáforas. Toni Morrison es una escritora que ha publicado novelas de carácter simbólico y que ha subrayado el tema del Middle Passage en sus obras (Beloved, Una bendición). En Raíces, de Alex Haley, el autor explora los orígenes de su árbol genealógico, remontándose a los ayeres de sus antepasados encadenados.

Durante muchos años, los historiadores e intelectuales han hablado de un «holocausto africano» (en comparación con el «holocausto judío» originado por el régimen nazista alemán en el contexto de la Segunda Guerra Mundial). Sin embargo, la etimología del término sigue siendo engañosa. Por lo tanto, no se habla de holocausto, sino de Maafa, una palabra del swahili que significa desastre.

El sistema esclavista imperante durante el período colonial significó no sólo la pérdida y el sufrimiento de millones de seres humanos, sino también un sometimiento violento de las naciones africanas que devinieron en colonias británicas y francesas. Posteriormente, África pugnó por alcanzar la emancipación, la independencia y la autonomía del lobo europeo.

Hoy en día, muchas expresiones artísticas y culturales de América son deudoras de algunos elementos de la cosmovisión africana que traían consigo los que fueron arrancados de sus tierras para vivir de rodillas en aquellos tiempos oscuros.

Reconocer el horror, el legado y el alcance del Middle Passage es comprender uno de los aspectos fundamentales de la esclavitud como institución total. Examinar cómo la literatura representa el pasaje del Middle Passage, la metamorfosis del hombre libre a la muerte en vida que significa la esclavitud, es encarar estos relatos desde otra perspectiva.



La esclavitud sustrae al hombre de la palabra.
La esclavitud le arranca la lengua a sus víctimas
y la arroja al olvido.

La escritura es memoria.
Buscar las palabras perdidas en la oscuridad.
Rescatarlas.
Desenterrarlas del silencio.

Contar lo vivido es dar vida
a lo yace eternamente dentro de nosotros.
Narrar: transformar toda lágrima en palabras
y hacerlas volar.

2 comentarios:

  1. Hola Juli, me dejaste casi sin palabras con esta entrada. Siento dolor con tan solo imaginarme aquellos tiempos y, sinceramente, lo que hicieron fue mucho más que un "desastre".
    Pensar que tenemos tanto para recordarlo... De ahí surgió mucha escritura, mucha música, mucho arte y lucha.
    Glorioso aquel día en el que la humanidad decidió no olvidar y escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Aylu. Los horrores de la esclavitud hielan la sangre de todo ser humano, y gracias a todas aquellas valerosas personas que decidieron resistir y confrontarlo, han sido posibles los cambios. Hay mucho por recordar y mucho por decir acerca de todas estas cosas. ¡Saludos!

      Eliminar