sábado, 22 de octubre de 2016

4: “La máquina de sueños cierra sus puertas...” dijo el poeta



I

Podría decir mil razones por las cuales abandono este lugar y todas serían ciertas. He cometido el pecado de Borges: no he sido feliz. Esta es la principal razón por la que esta máquina de sueños cierra sus puertas. No es la única, pero es la más importante.



II

No quiero ahondar en la penosa labor de describir lo indescriptible. El legado de Opiniones Marginales, el amor con el que escribí cada una de las entradas, es incalculable. Mi relación con el blog ya no es la misma: donde hubo amor ahora sólo hay rabia, angustia y tensión.



III

Irónicamente, escribir esto, y publicarlo aquí, es liberador. Un desahogo, una despresurización del yo escritor.

Un grito final antes del anochecer.



IV

Lo que escribo no cuadra en lo que se puede esperar de un blog. Está más allá de los límites de la blogósfera. La escritura libre no puede ser enjaulada en un book haul. El blog, tarde o temprano, se transforma en una jaula. Dos alternativas: destruirla o reciclarla. Es tiempo de huir de todo lo conocido. Correr lejos del centro, hacia los abismos de la periferia. Hacia lo diferente, hacia lo marginal. No ser como los demás, no leer como los demás, no escribir como los demás...



VI

En síntesis, no escribo para complacer a las masas. Escribo porque el mundo sangra, y yo debo sangrar con él.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario