jueves, 11 de mayo de 2017

Reseña: “La familia del Comendador”, de Juana Manso






En los primeros días
        de juventud
no hay negocio más serio
que el amor...









No digas nunca que no leerás una novela romántica. La vida nos sorprende con giros inesperados. La cátedra Amante de Literatura Argentina hizo llegar a mis manos una obra que no pensé que me llegaría a gustar tanto. La familia del Comendador, desde su título, nos promete intrigas amorosas, escenarios lujosos y personalidades de fuerte carácter.

Ante todo, ¿quién es Juana Manso? El nombre de esta mujer trascendió en la historia por ser considerada una precursora del feminismo en Argentina. Una pluma hábil, un notorio activismo político y un fuerte rechazo social hacia esta figura marcan su biografía. No es mi intención develar aquí su vida y obra, que está a disposición de quienes quieran rastrearla en los bancos de información digital y en las bibliotecas.

La familia del Comendador acata las características del relato romántico tradicional. No obstante la exquisita escritura que estructura el argumento, Manso introduce fuertes críticas sociales que no desencajan con el desarrollo de la historia. Le clava el puñal a todos: desde la institución de la esclavitud hasta las monjas de los conventos católicos. Nadie se zafa.

La acción transcurre en Brasil, en algún momento del siglo XIX, antes de la abolición de la esclavitud. En la quinta de Botafogo, los pasados, misterios y amores de una familia noble entrechocan entre sí. Gabriela das Neves se ha enamorado de un joven de nombre desconocido, pero sus padres han preparado para ella otro designio: casarse con su tío Juan y preservar la fortuna de su linaje. Una serie de eventos inesperados y decisiones desesperadas amenaza con dislocar los planes del Comendador. ¿Triunfará el amor verdadero por sobre los intereses terrenales?

Muy telenovelesco, ¿no? Lo es, y precisamente esto es lo que me atrae de la novela. Las figuras y situaciones prototípicas del relato romántico están allí. Entonces, ¿cuál es la novedad en esta pieza de antigüedad?

En primer lugar, su brevedad. El libro se lee en un abrir y cerrar de ojos. Manso no dedica muchos párrafos a cada sentimiento que atraviesa a los protagonistas. Su escritura es muy directa y activa. La clave de esta escritura se halla en su contexto de publicación: La familia del Comendador fue originariamente un folletín cuyos capítulos se imprimían en el periódico Álbum de Señoritas, en 1854. Por esta razón los lectores de hoy se pueden desconcertar cuando la narradora reitera eventos acontecidos en episodios anteriores o cae en redundancias que parecen irrisorias a simple vista.

Otro aspecto que suma puntos es el lenguaje poético de la autora: en poquísimas palabras condensa toda la tensión abrumadora que abate a los personajes. Con esta obra, Manso se consolida como narradora y poeta a la vez, con una voz poderosa que maravilla y desgarra. Sus descripciones son precisas y gráficas, pero sorprendentemente no cae en el tedio de la minuciosidad. Lo que nos cuenta nos conduce directamente a la acción de los hechos.

La utilización de algunos recursos como el flashback, la elipsis o la metáfora, nos insinúan la pluma de una escritura moderna en todo sentido. La autora supo manejar estas herramientas en una época donde la profusión de imágenes enceguecedoras es la norma en muchas producciones textuales. Manso no describe: muestra. En completa sincronía con el ritmo de la narración, intercala escenas decisivas, reflexiones agudas y frases memorables.

Los personajes no pueden ofrecer nada nuevo a aquel que entiende de antemano las formas de las obras románticas clásicas. Pero, si uno lo permite, los protagonistas de esta historia imbricada y fascinante pueden llegar a conmovernos, afligirnos o incluso enfurecernos.

Con la esperanza que La familia del Comendador halle su modesto rincón en las bibliotecas de las nuevas generaciones, recomiendo la edición realizada por Colihué, con prólogo de Lidia Lewkowicz.


Pronunciadas mis felices declaraciones, que nosotros, lectores argentinos, reivindiquemos en este nuevo siglo la pluma de una mujer que lucho por tanto y cuyo talento no fue poco...

1 comentario:

  1. Juli

    Antes que nada te agradezco que traigas a tu blog una autora que es una de las mujeres más importantes que tiene Argentina, con respecto al movimiento feminista.

    Por otro lado, te agradezco porque estoy buscando lecturas sobre feminismo y no sabía por dónde empezar en la literatura argenta, por eso este libro lo voy a tener mucho más que presente.

    Te mando un beso grande y te agradezco de nuevo.
    Éxitos en esta semana

    Nati
    http://khaleesigeek.blogspot.com/

    ResponderEliminar