Reseña: “Ábreme si te atreves”, de varios autores




«Leer las páginas escritas por un joven es una oportunidad de entrar en su mundo interior.»



Las circunstancias en torno a la publicación de un libro hablan más de sus autores que los propios textos. Solo puedo decir que esta obra ha nacido del esfuerzo de colaboradores, docentes y alumnos de la Escuela Secundaria San José, que paso a paso y peso a peso avanzaron hasta la consumación de un sueño de papel. A mí no me corresponde narrar su historia; lo que sí puedo hacer es reseñar el fruto de su esfuerzo.

Ábreme si te atreves aúna textos escritos por estudiantes de cuarto, quinto y sexto grado de secundaria. Está dividido en dos partes: cuentos y poesías. Dos textos introductorios lo coronan: los correspondientes agradecimientos por la profesora Sandra Rodríguez y un prólogo de Matías Valenzuela, cuyos poemas en las últimas páginas cierran el libro. Salvando este detalle, todas las piezas que integran esta colección han sido escritas por mujeres.

Cultivar la imaginación en los jardines de la desidia no es proeza menor. El libro es una exhibición de potencialidades. Hay pasión, fervor y sentimiento en cada palabra. Escrituras y estilos que se abren paso, horizontes maravillosos en gestación. No recuerdo haber escrito mis primeros artificios a la edad de estas jóvenes con tanta energía como la que demuestran las manos detrás de estas páginas; el orgullo que han expresado públicamente al anunciar la existencia del libro es justificado.

Las artistas que han dado forma a esta serie merecen conocer sus fortalezas. Los relatos, que se disgregan en temas y géneros diversos, desde lo romántico hasta lo sobrenatural, suman variedades y matices a la colección. Entrañables piezas breves que se leen de un tirón sin dejarnos indiferentes o impasibles. Los poemas, auténticas semillas de sensibilidad en gestación, cada uno singular y distintivo en la geografía de su melodicidad.

Abrigo la esperanza de que esta no será la última sorpresa que nos depararán estas brillantes escritoras del Oeste.

Mis lectores sabrán perdonar el sentimentalismo de estos párrafos que se vuelven casi una carta a cada una de las almas jóvenes que abrieron los pétalos de su ingenio para florecer en el papel. A estas escritoras les quiero tender estas palabras de felicitación, alegría y orgullo. La sensibilidad de los soñadores merece ser recompensada.

Comentarios

  1. Me encantó el libro, hecho con esmero y dedicación. Doy fé de eso ya que soy alumno regular del colegio parroquial San José. Las profesoras Sandra y Claudia son maravillosas profesoras y personas ya que nos ayuda a seguir nuestros sueños demostrándonos que no hay barrera para el éxito, gracias profes!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario