Reseña: Death Note (anime)





A partir de este momento
te mostraré la creación del nuevo mundo.




No cometeré la ingenuidad de comentar de qué va Death Note; sí señalo que los treinta y siete episodios del anime configuran una trama espléndidamente ejecutada. El fanatismo que despertó en Occidente es justificado, pero que la reputación de esta historia no nos intimide. La trama es mucho más de lo que aparenta: la semilla de una premisa sencilla basta para engendrar un laberinto de constantes giros inesperados que enmarca este extraordinario juego de sombras que confronta dos potencias ágiles.

Desde el primer capítulo el guión pone toda la carne en la parrilla; sin detenerse en digresiones entorpecedoras logra hacer que el espectador pique el anzuelo. El mayor problema es sostener el suspenso durante casi cuarenta capítulos. La vi con la guardia baja, sin esperar nada: la historia me arrebató el aliento hasta el final. Salvo un capítulo donde se recapitula todo lo ocurrido en la primera mitad de la serie, cada episodio es un deleite que no deja cabo suelto.

Algo que lamenté fue cómo los shinigamis se ven gradualmente desplazados por la trama principal; el inicial protagonismo de Ryuk se atenúa, pero prefiero esto a un pésimo tratamiento del personaje. Así como hubo personajes que me conmovieron y me emocionaron por su abnegación e ingenuidad, hay otros que odiás indefectiblemente por su ambición, egoísmo y mediocridad. Hay momentos que no sabés con qué vara medir las acciones de los protagonistas, que obran en el nombre de la justicia pero descienden a los grados más ínfimos de la manipulación y el engaño.

Aunque la moral humana es un aspecto central de la serie, hacia el final el propio espectador termina adentrándose en el juego y prioriza por sobre todas las cosas la guerra fría que se libra entre los investigadores y el asesino Kira.

Subrayo una sola imperfección: el destino de un personaje no se resuelve del todo al final; cuando llegás al último capítulo, uno sufre la tentación de echar un vistazo al día después de lo ocurrido en el episodio 37. No hay epílogos satisfactorios ni complacientes. Esta es acaso mi única queja.

Si tuviera que ponerle una puntuación, sería de cuatro estrellas y media sobre cinco. Nah, redondeemos en cinco, si quieren; la serie me encantó y me enganchó al instante, siendo yo tan ajeno al anime y a las series en general. Death Note, así como la vi, me parece perfecta; no me pienso sacar la satisfacción de haberla visto buscando el filme de Warner Bros. Así me gusta, así la vi y así se queda.

Si la viste o no, si viste las pelis basadas en este anime o no, podés compartir tu opinión en los comentarios. Gracias por leer y nos cruzamos en la próxima reseña.



Comentarios