Crisis



Y después de decir dos o tres palabras, la profesora lloró.

Comentarios