Reseña: “La Torre Oscura IV - Mago y Cristal”, de Stephen King




«Si me amas, entonces ámame.»







Fiel a la promesa de soltar la mínima cantidad de spoilers posible, les traigo la reseña del cuarto libro de La Torre Oscura: Mago y cristal. Con unas novecientas páginas, es la pieza más extensa de la saga. La prosa de King, cargada de acción y movimiento, nos introduce a un largo flashback después de los eventos de Las tierras baldías. Este es el momento de todos los lectores de la serie estábamos esperando: por fin, después de muchas vacilaciones, el pistolero Roland Deschain de Gilead revela el peor episodio de su pasado. Una historia de juventudes rotas, conspiraciones, armas de fuego y primeros amores.

Stephen King, el Maestro del Terror, nos sorprende agradablemente con una historia de amor, quizás el romance más importante de toda su obra literaria, el Romeo y Julieta de su biblioteca personal. La inesperada llegada de tres jóvenes a la Baronía de Mejis truncará los planes de Susan Delgado, quien acaba de visitar a la bruja Rhea de Coos por unos «asuntos personales». ¿A qué han venido estos forasteros? ¿Exiliados, mensajeros, espías? ¿Pistoleros? ¿Mocosos entrometidos o leyendas vivas? El destino de muchos depende de lo que sepas, de lo que hagas... y de lo que sientas.

Romance, western, fantasía, ciencia ficción... Stephen King mezcla todo en la caldera chorreante y el resultado final es un equilibrio magnífico de todos los componentes. Nada desencaja, todo cierra. El escritor ha alcanzado un grado de maduración en el momento en el que publicó esta novela. La calidad narrativa de Mago y cristal es indiscutible.

Si las primeras tres entregas te hicieron renegar por la cantidad de preguntas sin respuestas que había en cada página, el cuarto libro de La Torre Oscura carece de estas lagunas. No hay misterio del pasado de Roland que no se resuelva. Somos testigos de cómo un pistolero precoz de apenas catorce años se ve obligado a convertirse en hombre al mismo tiempo que cae en las trampas del amor. Y si a esto le sumamos la preocupación de sus amigos, una bruja solitaria con una bola de cristal, un trío de mercenarios rencorosos y una encrucijada política sin precedentes en la historia de Mundo Medio, la aventura está garantizada.

Aunque no pienso soplar más secretos que los permitidos, Mago y cristal también contiene muchas referencias tanto a obras de King como a otras obras literarias. Ciertamente, el libro arranca tanto con una cita de Romeo y Julieta como con un fragmento de El mago de Oz. Indicios de lo que se nos viene en las próximas páginas: magia, aventura y amor.

Mago y cristal constituye una pieza fundamental para comprender el desarrollo de la personalidad de Roland Deschain, el origen de su búsqueda de la Torre Oscura y una radiografía minuciosa que desnuda el laberinto literario que King ha construido a base de muchas lecturas, mucha inspiración y mucho esfuerzo.


Comentarios