Pausa


Dos de las tres materias a las que me he inscripto este cuatrimestre tienen una gran carga horaria (Didáctica General y un seminario sobre Borges). El tiempo se me derrite en esas horas grises, pero siempre dispongo un rato para leer y escribir. Sigo férreamente el consejo de King: leer mucho y escribir mucho.

Cuando no se me ocurre nada, trazo líneas como esta, las transcribo y las esparzo. Me sacudo las palabras que se me quedan pegadas en la superficie del alma y las dejo aquí y allá.

Luego, empiezo a escribir. A escribir en serio.

Comentarios